La reina de Saba

Author: Juan Nadie /

Salomón y la Reina de Saba

Quizá una de las más celebradas historias-leyenda de la Antigüedad sea la de los supuestos amoríos del rey Salomón y la reina de Saba. Historia o leyenda, este asunto ha dado ocasión a todo tipo de estudios, históricos o no. Estudios hasta exotéricos, novelas, películas, comics, etc.

Los historiadores han estado devanándose los sesos durante siglos para intentar averiguar dónde podría estar situado el famoso reino de Saba. Uno de los lugares con más posibilidades era la zona del actual Yemen, pero también, y al mismo tiempo, Etiopía, en el llamado Cuerno de África.

Bien, parece que un equipo de arqueólogos alemanes de la Universidad de Hamburgo ha descubierto los restos del palacio de la reina de Saba en la ciudad santa de Axum, en el estado federado etíope de Tigray.

Los restos del palacio, que datan del siglo X a.C., fueron hallados sobre otros vestigios de un palacio de un rey cristiano, según dichos arqueólogos.

El palacio podría haber sido destruido por el rey Menelik I, el hijo que la reina de Saba tuvo con el rey Salomón de Israel, y reconstruido orientado hacia la estrella Sirio, que el monarca adoraba. Las investigaciones en Axum comenzaron en 1999 con el fin de encontrar los orígenes de Etiopía y de la Iglesia ortodoxa etíope.

"El profesor Helmut Ziegert, del Instituto de Arqueología de la Universidad de Hamburgo, que dirige el equipo, está además convencido de que en un altar levantado en el palacio y orientado hacia la constelación de Sirius reposó durante largo tiempo el Arca de la Alianza que contenía las Tablas de la Ley de Moisés. 'Todo cuadra. Los detalles, la datación y la orientación del edificio', dijo a la agencia Efe Ziegert, cuyo equipo realizó el descubrimiento durante la actual campaña de excavaciones de primavera en la antigua capital de un imperio que abarcó desde Yemen hasta el este de Sudán, controlando el comercio entre Africa y Asia. Datada hace unos 3.000 años, la residencia de la reina Makeda, como se llama a la reina de Saba en Etiopía, ha sido hallada bajo los muros del palacio de un antiguo rey cristiano en la capital de la iglesia ortodoxa etíope y la ciudad mas sagrada del país.
El equipo de científicos de Hamburgo presume que Menelik I, rey de Etiopía e hijo de la reina de Saba y del rey Salomón de Jerusalem, según la tradición de la iglesia ortodoxa etíope, fue quien ordenó levantar el palacio en su emplazamiento final. Las numerosas ofrendas que los científicos germanos encontraron en torno al lugar donde debió de estar el altar han sido valoradas por los expertos como una clara señal de que la especial relevancia del lugar se ha transmitido a lo largo de los siglos.
Los últimos resultados de las investigaciones realizadas en Axum indican que, con el arca de la Alianza y el judaísmo, llegó a Etiopía el culto a Sothis, que se mantuvo hasta el siglo VI de nuestra era, explicó Ziegert. Dicho culto, relacionado con la diosa egipcia Sopdet y la estrella Sirius, traía consigo que todos los edificios de culto se orientasen hacia el nacimiento de esa constelación. El jefe del equipo de arqueólogos y científicos alemanes subrayó que los restos encontrados en las excavaciones de sacrificios de reses vacunas son una característica también del culto a Sirius practicado por los descendientes de la reina de Saba. El Antiguo Testamento habla de una reina de Saba, cuyo nombre propio omite, que visitó Israel y regaló grandes tesoros al rey Salomón, del que le impresionó su sabiduría y que le hizo convertirse al monoteísmo y ensalzar a Yavéh. La tradición religiosa etíope asegura que de la breve relación entre la reina de Saba y el rey Salomón nació un hijo, que posteriormente sería conocido como Menelik I, rey de Etiopía, quien presuntamente se llevó el Arca de la Alianza desde Israel a su país. Dicha tradición asegura que el arca se encuentra actualmente en la Iglesia de Nuestra Señora de Sión en Axum, donde es custodiada por la única persona autorizada para verla o tocarla, un sacerdote descendiente directo de los levitas, la tribu de Israel responsable de su cuidado desde que fue construida para acoger los Diez Mandamientos". (Noticia de agencias)

25 comentarios:

finchu dijo...

Po zi, eso dicen... que está alli, pero que nadie la puede ver excepto su cuidador, mira no sé, todo parece más leyenda que otra cosa lo que para mi es indudable, es el intenso comercio que desde la antigüedad existe en el mar rojo, si pensamos en el mediterraneo como un mar comercial porque negarle ese mismo interés a un mar que separa Egipto de Asia y la ruta de la seda, si vemos la disposición geografica de ciudades consideradas sagradas como Medina, La Meca, Petra Y Jerusalen, veremos el camino que comienza en el estrecho entre Yemen y Etiopía.
Es sólo una opinión si ánimo de enmendarle la plana a los sesudos historiadores de verdad.

Anónimo dijo...

Me gustó mucho este artículo; me pareció muy sugerente y me entretuvo mucho.
Las "Notas históricas" son muy interesantes. Gracias.

Anónimo dijo...

Juan Nadie, ¿para cuándo otro artículo (historia-leyenda)?

Juan Nadie dijo...

Sí, es verdad, tengo abandonado el blog, soy algo perezoso. A ver si lo retomo un día de estos, que tengo en la cabeza unos cuantos artículos, ya veremos.

Anónimo dijo...

Se agradecería.

Eulogio dijo...

Estupendo post.

Juan Nadie dijo...

Muchas gracias, Eulogio, no me queda más remedio que volver a echar a andar el blog. ¡En menudo lío me he metido!

Nicaula dijo...

¡Qué coincidencia! Acabo de ver la entrada y resulta que el nombre que me identifica también es uno de los nombres de la reina de Saba. Ya lo recoge Flavio Josefo, y posteriormente Johan (o Giovanni) Boccaccio en su "De las mujeres illustres en romance", cap. xxxj, donde también le adjudica el nombre de Caudace.

Juan Nadie dijo...

Sí, también se le llama Makeda (en Etiopía) o Balkis.
Bienvenida a esta perezosa bitácora.
¿Tienes blog? Sí es así, me gustaría conocerlo.

Juan Nadie dijo...

Vale, soy bastante despistado, pero ya te localicé, Nicaula.

Anónimo dijo...

Sigue gustándome esta entrada y su ilustración también.

Anónimo dijo...

Me gustan tus blogs, su diversidad es atrayente.

Juan Nadie dijo...

Muchas gracias, Tatiana, pero este blog lo tengo abandonado. A ver si lo echo a andar definitivamente y me pega el estirón.
Seguiré tu blog

Un saludo

Anónimo dijo...

Górecki también me ha gustado. Gracias, Juan.

Anónimo dijo...

¡Qué música la de este Kronos Quartet!

No la conocía para nada. Me parece fantástica. Gracias, Juan.

¿Mestizaje?

Que tengas buena semana.

Juan Nadie dijo...

Total mestizaje, sí.

Anónimo dijo...

Pienso en cómo se parecen la música y el agua.

Anónimo dijo...

Deliciosa música.

Casía dijo...

os pido el apoyo a Pepe el Ferreiro entrar y uniros, ante una cacicada de la consejeria de cultura es lo que nos queda la pataleta y la rabieta,destituido como director del museo etnografico de grandas de salime de la manera mas humillante y vejatoria, pasad y buscad la noticia quedareis preplejos, la platforma tiene y ...a mas de seis mil firmas, nos sentimos indignados. Tambien se ha creado una plataforma arropada ya por mas de cuarenta y cinco asociaciones culturales.

www.yoapoyoalferreiro.com
http://www.facebook.com/group.php?gid=279148793240&ref;=t

AUREA dijo...

Hola es la primera vez que te escribo.
Mágnifico post me parece muy interesante de verdad.
Te invito a que te pases x mi blog siempre que quieras!.

Allek dijo...

hola!
te invito a que pases por mi casa
dejare la puerta entreabierta..
te dejo un fuerte abrazo!!!

Anónimo dijo...

Me gusta la danza del viento. Bueno, en realidad, me gusta toda esta música de Savall.
Es curioso, "Más vale..." es una canción que sólo había oído en la voz de la amiga que me la enseñó -hace ya casi cuarenta años- y en la mía.

Gracias, Juan.

Anónimo dijo...

No sé, tal vez la haya oído más veces. En fin, este pequeño problema con el amigo alemán que se empeña en liarlo todo en nuestras cabezas cuando nos visita...

Anónimo dijo...

The Olive and The Cedar (2009). Extraordinaria música. No la conocía.

Anónimo dijo...

Me gusta Into the trees. Gracias, Juan. Es intuitiva y sugerente, narrativa...

Un abrazo.