El Parador de Gredos y el Pacto del Mantel

Author: Juan Nadie /

    Marzo de 1978. Siete hombres se reunen en el parador de Gredos para intentar dar un empujón a la futura Constitución que están redactando y que no avanza: Gabriel Cisneros Laborda, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, José Pedro Pérez-Llorca (UCD), Manuel Fraga Iribarne (AP), Gregorio Peces-Barba (PSOE), Miquel Roca i Junyent (Pacte Democràtic per Catalunya) y Jordi Solé Tura (PCE). Santiago Carrillo había advertido que no habría Carta Magna si los ponentes no se encerraban en un convento y se comprometían a no salir de allí hasta tenerla pactada. Le hicieron caso, sólo que no se encerraron en un convento, sino en el parador de Gredos (Ávila), en el alto del Risquillo: el primer parador construído en España (1928), por impulso del rey Alfonso XIII.
  En el "Salón del silencio", una estancia presidida por una gran chimenea y dotada de amplios ventanales desde los que se puede contemplar el impresionante macizo central de la sierra, dominado por el pico Almanzor, estos siete jóvenes políticos (cuatro de ellos no habían cumplido los cuarenta), encontraron la inspiración para intentar encarrilar la que llegaría a ser la Constitución más duradera de la Historia de España. Estuvieron allí, sin apenas salir del salón, durante más de una semana. Gabriel Cisneros acabó en cama con fiebre, después de haber leído las más de mil enmiendas que había que estudiar. Manuel Fraga y Gregorio Peces-Barba ganaban al dominó a todos los demás. Con motivo del XXV aniversario (2003), los siete -con la única ausencia de Solé Tura, por enfermedad- se volvieron a reunir en el mismo escenario  para redactar un texto -la "Declaración de Gredos"- en el que mostraban su orgullo por haber sido elegidos para llevar a cabo tan importante labor. El "Salón del silencio" se rebautizó como "Salón de los ponentes". Hay una placa que lo recuerda.
   También existe una placa conmemorativa en la entrada del reservado de la primera planta del restaurante José Luis, situado en la calle Rafael Salgado. ¿Por qué razón? Después del desbloqueo conseguido en Gredos, la situación había vuelto a estancarse. Entonces, Adolfo Súarez encarga a su vicepresidente Fernando Abril Martorell que busque el apoyo de la oposición (el PSOE había dado portazo, qué raro), apoyo que encuentra en una delegación del PSOE encabezada por Alfonso Guerra. El 22 de mayo se celebra en el restaurante una cena, que acabaría siendo conocida como "la noche de José Luis" o "el Pacto del Mantel". Abril llega acompañado por Rafael Arias Salgado, José Pedro Pérez-Llorca y Gabriel Cisneros. A Alfonso Guerra le acompañan Gregorio Peces-Barba, Enrique Múgica y Luis Gómez Llorente. Se pactan entonces 25 artículos de los 169 que tiene la Carta Magna. Durante largas noches, que se prolongan hasta la madrugada, se desbloquea definitivamente una negociación que parecía abocada al fracaso. Hubo más reuniones en otros sitios: el Nuevo Club, el Hotel Palace, el Meliá Castilla y, sobre todo, los despachos de Pérez-Llorca y Peces-Barba.
   Si a los siete ponentes se les ha dado en llamar "padres" de la Constitución, Abril Martorell y Alfonso Guerra bien pueden llevar el sobrenombre de "abuelos".

 
 
  De los siete "padres" sólo tres siguen vivos: José Pedro Pérez Llorca, Miquel Roca i Junyent y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón; y uno de los "abuelos": Alfonso Guerra González. El tiempo pasa.
  La Constitución cumplió ayer 35 años. Tal vez haya llegado el momento de plantear alguna reforma.

_____________________________________________

Breve cronología de los antecedentes de la Constitución

1975 - Noviembre: Muere Franco. Juan Carlos de Borbón es nombrado Rey de España, según las Leyes Fundamentales. Torcuato Fernández Miranda, Presidente de las Cortes.

1975 - Comienza la marcha verde marroquí sobre el Sahara.

1975 - Diciembre: El Rey nombra su primer Gobierno: Arias, Fraga, Suárez, Areilza, Martín Villa, Garrigues, Calvo Sotelo, Solís, Osorio, ...

1976 - Marzo: Carrillo comienza a utilizar el término: "ruptura pactada".

1976 - En Vitoria se produce una oleada de huelgas. Resultado dramático: cinco trabajadores mueren por la represión policial.

1976 - Abril: El Rey y Fernández Miranda nombran a Adolfo Suárez como futuro sucesor de Arias Navarro.

1976 - Julio: El Rey cesa a Arias Navarro y nombra Presidente del Gobierno a Adolfo Súarez. Se concede una amnistía.

1976 - Septiembre: Es nombrado Presidente Primero del Gobierno el general Gutiérrez Mellado.

1976 - Diciembre: Santiago Carrillo es detenido. Se aprueba en referéndum la Ley para la Reforma Política.

1977 - Enero: Semana trágica. Madrid: mueren 2 manifestantes. 5 abogados laboralistas son asesinados por la extrema derecha en la calle Atocha. El Grapo mata a 3 policías y secuestra al general Villaescusa.

1977 - Abril: El Partido Comunista es legalizado.

1977 - D. Juan de Borbón renuncia a sus derechos dinásticos.

1977 - Junio: Primeras elecciones democráticas. La Unión de Centro Democrático (UCD) obtiene el 35% de los votos (165 diputados); PSOE, el 29% (118 diputados); PC, el 9% (20 diputados); Alianza Popular, el 8% (16 diputados).

1977 - Octubre: Se aprueban los Pactos de la Moncloa. Josep Tarradellas regresa a Cataluña.

1978 - Abril: El PC renuncia al leninismo.

1978 - Octubre: Congreso y Senado votan mayoritariamente la Constitución.

1978 - 6 de diciembre: los españoles votan la nueva Constitución en referéndum. 
            27 de diciembre: la Constitución es sancionada por el Rey. 
            29 de diciembre: se publica en el BOE.

1979 - Marzo: Elecciones Generales. UCD obtiene la mayoría relativa, 168 diputados; PSOE, 121 diputados; PC, 23 diputados;  Alianza Popular, 9 diputados.

5 comentarios:

marian dijo...

Te ha quedado muy novelesco el relato.
Fíjate lo difícil que supuso conciliar (y reconciliar) lo que parecía un imposible entonces, y se consiguió con la voluntad de todos. Con todos los defectos que tuviera y tiene todavía la Constitución.

Unknown dijo...

¿Y si la tuvieran que elaborar los actuales políticos....?

finchu dijo...

Miedo me da que la reformen, y eso que lo considero necesario, pero miedo me da.

Juan Nadie dijo...

Yo creo que que los siete (alguien los llamó los Siete Magníficos) se merecen un reconocimiento. Todos. Gente que trabajó, independientemente de su ideología, por hacer de este país algo presentable. Mi admiración. Otros tiempos, claro.

No quiero ni pensar lo que podría salir si la elaborasen los políticos actuales, aunque ya sabemos que en épocas críticas, donde te va la vida en ello, suele salir lo mejor de cada uno.

Miedo me da la reforma a mí también, sí.

Unknown dijo...

Igual le subcontratan la reforma a alguna Agencia de Clasificación...